DOS HERMANAS  EN BUSCA DE UNA ALTERNATIVA SANA Y DELICIOSA PARA SUS PEQUES


UNA INFANCIA RODEADAS DE NATURALEZA EN TANZANIA

Azmina Khanbhai y su hermana Ashrafa, propietarias de la marca, crecieron rodeadas de vida y color en Tanzania, en una familia que les inculcó, desde que eran muy pequeñas, el valor de lo natural, el cuidado al medio ambiente y la solidaridad.

Cuando eran niñas, Azmina y Ashrafa ya se relamían los dedos con los polos artesanales que su madre fabricaba con los aguacates que daba el árbol de su jardín en una rudimentaria heladera de madera. Y es que, en el hogar de los Khanbhai, todo era 100% natural. Las hermanas no olvidan los maravillosos ratos que pasaron junto a sus padres fabricando su propio champú o ketchup casero.

Azmina Khanbhai, fundadora de Lolo junto a su hermana Ashrafa en la tienda.
Azmina Khanbhai dirige Lolo en España (Madrid).

MADRES COMPROMETIDAS

Hoy, Azmina y Ashrafa han decidido cumplir la voluntad de su padre (que siempre les enseñó que debían luchar por ser independientes y conquistar sus sueños) y han dejado sus respectivos trabajaos como médico y abogada, respectivamente, para poder ocuparse al 100% de sus pequeños y dar vida a LOLO, una marca con la que quieren llevar los pequeños placeres helados de los que hasta ahora solo disfrutaba su familia a todo el mundo y ofrecer a niños, jóvenes y adultos una alternativa deliciosa, sana y gourmet al polo de toda la vida.

Muchos años después, transformadas en jóvenes madres, Azmina y Ashrafa decidieron recuperar para sus niños aquellos momentos felices de su infancia y empezaron a fabricar polos artesanales con ingredientes frescos y saludables en casa. Gracias a sus deliciosas recetas (inspiradas en sus muchos viajes por el mundo), las hermanas consiguieron que sus hijos comieran toneladas de fruta y -lo mejor- se divirtieran haciéndolo.

Sofía e Isaac, los niños de Azmina.
LoloSobre Lolo